Rito y sentido. Experiencia taller de performance, por Sol Abejón

La Performance no es un espectáculo, el que mira participa y la hace suya; Trabajo de Procesos dice lo mismo, el que está o lxs que están, también participan del campo y forman un sistema, de partículas que están en relación.

RITO Y SENTIDO

Crónica del taller: Expresión creadora: perfomance facilitado por Javier Melguizo Moreno- Escuela Hephaisto. Arte terapia Gestalt

El viaje empezó el miércoles 7 de abril a las 12 horas vía zoom. Durante 2 horas y 4 miércoles Javier nos introdujo en el mundo de la Perfomance, de una manera pausada, clara y directa.

Enmarcando cada idea, cada ejercicio, cada injerencia. Javier nos explica que la Performance es comunicación y ritual.

El rito da sentido a las acciones y las acciones son importantes para sentirnos parte. Es importante estar en la presencia y encontrar el sentido de la vida. Como también, estar en el presente con atención.

Palabras que parecen obvias y sin embargo, son palabras que se nos escapan, que muchas veces están ausentes porque el ritmo frenético hace que se nos olviden.

Mientras Javier habla, relaciono sus enseñanzas con algunas de las familias de la psicología y me viene a la mente el acuerdo básico entre ellas: la necesidad de dar sentido a nuestra vida; Víctor Frankl  por un lado y  por otro, Jung y Trabajo de Procesos (T.P.) con el camino de individuación.

Y para conseguirlo, la necesidad de estar presentes, presentes de verdad, en contacto con nosotras mismas.

Las reglas del juego de la Perfomance están muy bien definidas. Se necesita: la definición en el tiempo, el espacio y la acción; la repetición y su anclaje en la presencia; la durabilidad; los rituales como sentido de eternidad y del tiempo cíclico; el dar sentido a nuestras acciones; la pertenencia; la presencia y el juego.

Un cóctel de palabras mágicas que si las mezclamos con la técnica de la ralentización, con el ir más despacio, nos llevan a un nuevo estadio, donde se ven los detalles y los símbolos.

Ésta pócima parece la metodología alquímica de Trabajo de Procesos; nuestro laboratorio es el cuerpo y la materia prima somos nosotras. Presencia, definición, pertenencia, repetición, juego y sobre todo, ir más lento y repetir, más más más lento y repetir, para llegar a ese nivel que Trabajo de Procesos llama sueños donde están los símbolos, o esencia, si no hay separación.

La Performance no es un espectáculo, el que mira participa y la hace suya; Trabajo de Procesos dice lo mismo, el que está o lxs que están, también participan del campo y forman un sistema, de partículas que están en relación.

Leo lo escrito hasta ahora y me parece que todo lo explicado fuera muy fácil; sin embargo los ejercicios del Taller te sacan, me sacan de mi lugar conocido, de mi identidad primaria como diría Trabajo de Procesos y te confrontan con lo no conocido o no tan conocido, tu identidad secundaria.

Especialmente, la ralentización y el pararse, te sitúan en ese otro lugar. Cuántas resistencias emergen para autoboicotear el proceso, que familiaridad tengo con el hacer y el hacer rápido… Y sin embargo, cuánta creación y belleza hay en el detenerse y mirar, y “danzar” en los micro movimientos. Menos es más tengo escrito en la pared. Lo saqué de una supervisión de T.P y Javier recuerda: cuanto menos haces, más lejos llegas.

Me pregunto si habrá leído mi pared. Sé que no y sigo hechizada por las coincidencias del taller y T.P.

La experiencia es una mezcla de marco teórico, práctica en vivo y diversas tareas para hacer durante la semana. Aquellas tareas que están más relacionadas con la creación, se pueden compartir por el grupo WhatsApp de la clase. Un completo. Y el feedback, tan sagrado feedback! Oro!! Me quedé anonadada con la presentación que hacíamos los primeros minutos de la clase que variaba según la sesión: durante un minuto traernos y explicar cómo nos sentimos, hablando o no hablando; con un dibujo; traer un personaje (con disfraz incluido) y hablar desde él… tras el minuto: el feedback, las personas del grupo, traían lo que le había resonado de tu presentación, fuera con movimiento o con palabras.

Una manera muy bella de comenzar, romper el hielo y de todas participar. Y subrayo el feedback, porque otras de las cosas que se remarcan en T.P es la importancia y necesidad del feedback como parte también del proceso.

Javier nos recuerda que trabajamos trayendo lo que tenemos en el momento, trabajar desde lo real, incluyendo lo que nos pasa como parte del material.

Traer lo que tenemos en el momento, como un proceso que nos está pasando y que tiene que ser escuchado y no marginado. Trabajo de Procesos también tiene esa mirada: no marginar lo que sentimos-traemos en el momento, tener curiosidad por lo que es y darle la bienvenida, porque forma parte de nosotras.

Podría estar aquí escribiendo mil horas y mil letras y a la vez tengo que acotar. Entonces pienso: en la importancia de la necesidad de definición en el tiempo y en el espacio.

Me he dejado aquí llevar por la danza libre, por el impulso y por un personaje: Sol la cronista performativa, mi identidad secundaria (T.P). Mi persona, identidad primaria (T.P) tiene ganas de cerrar esta crónica e ir a descansar.

Gracias Javier, Escuela Hephaisto y a lxs compañerxs por la conexión compartida con la fuente creadora!

Sol Abejón, alumna Escuela de Trabajo de Procesos/ miembra Instituto Trabajo de Procesos

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
¿Encuentras lo que buscas?
Recibe nuestras novedades en tu correo una vez al mes con contenido exclusivo para tí.