Fotografía para el alma. Luisa Cuesta.

Nuestro cerebro está habituado a este lenguaje, por lo que cabe pensar que, también podemos utilizar la fotografía como herramienta para el bienestar y el crecimiento de las personas, de forma aislada o acompañado de otras formas de expresión corporal y creativa.

Vivimos en una cultura tremendamente visual y aunque no lo sepamos las personas que habitamos en ciudades y portamos un smartphone para uso cotidiano, nos llegan a diario una media de 2000 imágenes. Todas ellas entran en nuestro inconsciente sin invitación, generando un camino invisible pero directo con nuestro mundo psíquico…

Nuestro cerebro está habituado a este lenguaje, por lo que cabe pensar que, también podemos utilizar la fotografía como herramienta para el bienestar y el crecimiento de las personas, de forma aislada o acompañado de otras formas de expresión corporal y creativa.

Cada vez que capturamos una imagen estamos proyectando algo íntimo, por lo que de alguna manera cada fotografía, se puede considerar un autorretrato o una parte de un autorretrato.

En el proceso de la toma interviene nuestro mundo emocional, aunque no le pongamos intención en ello; qué nos atrae capturar, el ángulo elegido, nuestra distancia respecto al objeto… Ya sea espontánea o planificada depositamos en la imagen una parte de nuestra experiencia corporal, nuestra vida, nuestras penas y alegrías, una parte de nuestra alma.  

Si ese proceso y su resultado se hace de una forma consciente, puede ser una potente forma de expresión, además de favorecer el autoconocimiento y aceptación de partes de nosotros, que quizás no encontraban voz de otra manera.  

Cuando en una sesión terapéutica acompañamos a la observación de fotografías, aprovechando este camino invisible y directo al interior de la persona, es posible favorecer la proyección en la imagen de su sentir en ese momento, evocar recuerdos o experiencias olvidadas, trayendo lo no resuelto para darle un espacio de atención y cuidado.

Si esas fotografías pertenecen al álbum familiar puede ayudar a la construcción de una nueva narrativa de la historia personal y familiar. La intervención de la imagen creativamente con pintura, bordado, collage u otras herramientas puede acompañar, desde lo simbólico, a superar resistencias y la transformación de patrones familiares disfuncionales, heredados o aprendidos, entre otros muchos aspectos.

Para los que amamos la fotografía es algo terapéutico en sí mismo, y aplicado en entornos terapéuticos o de intervención social es una herramienta flexible, accesible e inclusiva para personas de diferentes entornos culturales, idiomas, y con diversas capacidades.

Utilizar la fotografía en mi experiencia personal ha supuesto algo tan liberador y potente como la expresión a través del cuerpo, cargado incluso de una vivencia mística que me ha permitido establecer diálogos con las mujeres de mi familia más allá de cualquier línea temporal. Y tener la oportunidad de acompañar a otras personas en su proceso a través de la fotografía, es un regalo hermoso cargado de intimidad compartida en el vínculo terapéutico, por lo que también me siento enormemente agradecida.

Luisa Cuesta

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
¿Encuentras lo que buscas?
Recibe nuestras novedades en tu correo una vez al mes con contenido exclusivo para tí.