Malas Hierbas.

¡A veces las “malas” hierbas que crecen en mi huerto interno son más grandes que mi ser!

Las “malas” hierbas son los juicios, las auto desvalorizaciones, la culpa, aquella relación que me quita energía, aquel hábito que me hace daño,… Si las ignoro, crecen sin límites. Entonces las corto sin cesar y… Si! es eficaz, pero me agoto, no me disfruto y si tengo suerte, ningún brote creativo es mutilado.

¿Y sí… observo y escucho las formas y aromas que me traen? ¿Qué sensaciones habitan en mi cuerpo? ¿Qué pasa si me doy un espacio creativo para explorarlo? Aunque no es el camino habitual y me requiere de tiempo y atención, esto me permite cambiar las reglas del juego.

Porque las “malas” hierbas, vividas, lloradas, reídas, pintadas, bailadas, teatralizadas, compartidas,… !Transformadas! Se vuelven abono para la tierra y energía disponible para mí. Y aunque siguen asomándose y creciendo en mi huerto, si las recibo en vez de echarlas directamente, me traen mensajes para continuar cuidando y alimentando mi ser con más creatividad.

Sàskia Ferrer Alsina

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest